Coaching

El coaching es la disciplina de la confianza en el ser humano.

Parto de la premisa de que cualquier persona es completa, creativa y llena de recursos de forma que la relación que establezco con mis clientes es una relación creativa a través de la conversación para trabajar de forma continua en la consecución de sus objetivos.

De esta forma, el cliente realiza a lo largo del proceso sus propios aprendizajes y toma de conciencia de las actitudes que le acercan a ser él mismo para poder sacar su máximo potencial de forma que pueda sentirse realizado en su vida personal y profesional.

Orientada a las soluciones

En coaching, el trabajo se realiza para mover al cliente hacia los objetivos deseados en lugar de concentrarse en experiencias o razones que ocurrieron en el pasado en relación a lo que ahora quiere cambiar.

Sistémico

Entendiendo la naturaleza holística del cliente y viendo cómo un cambio positivo puede ajustarse en la visión general que tiene.

Centrados en el cliente

Confiando en las habilidades y recursos más internos del cliente, respetando su agenda, tiempos, necesidades y lo que pueda venir. El coaching es un espacio libre de consejos.

Orientados a la acción

Se persigue el cambio a través de pequeños, específicos e inspirados pasos que conducen a cambios fundamentales en actitudes, comportamientos y formación de hábitos.

Quizás tienes interés en conocer las diferencias con otras disciplinas como la terapia