Cómo la presencia incrementa tu carisma

barak Obama

Créditos : Wike Media

Los estudios muestran que prestar atención a otros es el camino para el éxito y el respeto. El carisma, si lo definimos de una forma sencilla, es absoluta presencia.

Si no, recuerda cómo te sentiste cuando te encontraste con alguien, por ejemplo en una fiesta, que no hacía más que mirar de un lado a otro de la sala, ¿te dió eso una buena impresión? ¿te pareció que fuera una persona con magnetismo y encanto? Probablemente no. Su mente estaba claramente en otro sitio, quizás intentado saber si había alguien más importante que tu en el sala. Este tipo de personas no se enfocan en la conversación, y pueden mirar e incluso llegar a concentrarse en sus móviles. ¿Te invita eso a tener una conversación con ellos? Lo más probable es que no. Nadie está interesado en mantener una conversación con alguien que no está presente. Peor aún es si no están presentes y además están completamente concentrados en sus móviles.

Un estudio demostró que la mera presencia de un móvil deteriora la sensación de conexión en una conversación cara a cara.

Las personas carismáticas te prestan el 100% de su atención

En cambio, si te encuentras con alguien que es completamente atento contigo y mantiene de forma activa y comprometida una conversación contigo, lo más probable es que la persona te guste y te parezca interesante. Incluso, si el móvil de esa persona suena sin que se pare a comprobar quién llama, ¿no te gustará aún más y te parecerá aún más interesante?  ¿Por qué? Porque en ese momento, la única cosa que parece que le importa eres tu. Eres la persona más importante allí, y ellos te han regalado toda su atención en ese momento.

Un persona carismática puede ejercer una influencia significativa porque conecta con otros de manera significativa. No es ninguna sorpresa que a las personas con gran carisma, los presidentes norteamericanos son un ejemplo habitual, se les describa como personas que tienen la habilidad de hacerte sentir como si fueras la única persona de la sala.  Dado lo raro que es recibir ese tipo de atención de cualquiera, la habilidad de tener plena atención al momento presente, hace que esas personas causen una gran impresión.

A menudo pensamos en el carisma como un regalo especial, un “no se qué” que hace que alguien brille con luz propia. Max Weber definía el carisma como “una cierta cualidad de una personalidad individual por virtud de la cual se la coloca en un lugar distinto de lo que se considera una persona normal, y es tratada como si fuera alguien revestida de poderes y cualidades super naturales, super humanas. Estas no son accesibles para la gente normal, pero son consideradas de origen divino o ejemplar, y en base a ello, a la persona en cuestión se la trata como un líder.

El Carisma es una habilidad que se puede aprender

Mientras que los estudios sobre el carisma continúan, uno de los estudios más amplios sobre el carisma  llegó a la conclusión de que el carisma no es tanto un regalo como una habilidad que se puede aprender que tiene mucho que ver con la habilidad de estar plenamente presente. El estudio señalaba seis elementos de una persona carismática :

  1. Empatía : la capacidad de ver las cosas desde la perspectiva de otra persona y entender cómo esa persona siente las cosas. Sólo puedes ser empático y ponerte en los zapatos de otra persona si estás totalmente atento a ellos, lo cual, evidentemente, sólo eres capaz de hacer si estás completamente presente con ellos.
  2. Buenas habilidades para la escucha : es la capacidad de escuchar realmente lo que alguien está tratando de comunicarte, tanto de forma verbal como no verbal. Piensa en una persona que se encuentre entre el público en una conferencia, cuando realmente no está escuchando porque no puede esperar a participar y poner su granito de arena.  Esta persona no está realmente escuchando porque está pensando acerca de sí misma, lo que va a decir, lo inteligente que va a sonar, lo impresionados que se quedarán todos. Si estás distraído o pensando en lo siguiente que vas a decir, lo que quiere decir que no estás realmente presente, no estás realmente escuchando.
  3. Contacto visual : la capacidad para encontrar y mantener la mirada de alguien. El contacto visual es una de las formas más poderosas de la conexión humana. Intuitivamente sentimos que cuando la mirada de alguien se aleja de nosotros, la atención también se ha alejado de nosotros. Y esta intuición está respaldada por una investigación neurocientífica, que ha averiguado que se utilizan las mismas regiones del cerebro cuando la mirada se pierde que cuando la mente se distrae. Cuando está presente, mirando a alguien a los ojos, el impacto de esa conexión puede ser de gran alcance. Además de la sensación de sentirse escuchados, a causa de tu empatía y buena capacidad de escucha, la gente realmente se siente vista.
  4. Entusiasmo : la capacidad de levantar a otra persona a través de la alabanza de sus acciones o ideas. El entusiasmo es difícil de simular  porque es una emoción auténtica. Sólo puede ocurrir cuando participas sinceramente con lo que otra persona está haciendo o diciendo. Para que tu entusiasmo tenga un gran alcance, tienes que sentirlo de forma sincera.  Una vez más, tu capacidad de estar plenamente presente y comprometido es esencial.
  5. Confianza en sí mismo: la capacidad de actuar con autenticidad y con la seguridad sin preocuparse de lo que piensen los demás. Muchas personas están tan ocupados preocupándose por la imagen que dan que terminan poniéndose nerviosos/as o parecer poco auténticos/auténticas. Su atención se centra en sí mismos y no en la otra persona. Cuando alguien está totalmente presente,  se centran en los demás más que en sí mismo/a. Como consecuencia de ello, terminas convirtiéndote en un confidente de esa persona de forma natural : en lugar de preocuparse por lo que otros piensan de ti, estás sereno/ y eres genuino/a y natural.
  6. Competencia para la facilidad de palabra:  la capacidad de conectarse profundamente con los demás. Es esencial conocer a tu público si quieres tener impacto. La única manera de hacerlo, sin embargo, es sintonizar con ellos. Cuando estás al cien por cien presente con tu público, eres capaz de entender de dónde vienen y cómo interpretan tus palabras. Sólo entonces es cuando haces posible que tus palabras sean sensibles y apropiadas. Te escucharán realmente cuando hables con facilidad de palabra.

Cuando nos enfocamos constantemente en las próximas cosas que tenemos que hacer o en la siguiente persona que vamos a ver, puede que parezca que somos más productivos. Sin embargo, el ralentizar el ritmo y el estar con atención plena en el momento presente, tiene unos beneficios aún mayores. Por el hecho de estar presente, entras en un estado de fluir que es altamente productivo, y llegarás a ser una persona más carismática, haciendo que las personas que están contigo se sientan comprendidas y apoyadas. Tendrás unas buenas relaciones, lo cuál es una de los principales indicadores de éxito y felicidad.

Este es un extracto de The Happiness Track: How to Apply the Science of Happiness to Accelerate Your Success por Emma Seppälä, Ph.D. Copyright ©2016 por Emma Seppälä, Ph.D., publicado por HarperOne, un sello de HarperCollins Publishers.

Si estás interesado en desarrollar tu carisma y por lo tanto tu presencia, la manera más eficaz de hacerlo es a través del mindfulness, un trabajo personal en el que te puedo acompañar junto a otros coach expertos en la materia. Puedes contactar conmigo aquí.

Guardar

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *