Gestionar las emociones cuando aprendes un idioma

Jessica D. Vega on Unsplash

Gestionar las emociones cuando aprendes un idioma es todo un reto.  Y suele ser bastante general, en mayor o menor grado, como le pasaba a Álvaro, una persona que se bloqueaba por lo sumamente exigente que era consigo mismo.

Álvaro me pidió que le diera algunas indicaciones, ya que veía que no terminaba de avanzar con el inglés,  a pesar de llevar “toda la vida” estudiando. ¿Te suena?

Son precisamente los aspectos más emocionales y afectivos los cimientos sobre los que construimos nuestro aprendizaje, de cara a crear esa nueva identidad que necesito al aprender una lengua extranjera.

Si, lo has oído bien. Una nueva identidad. Puede incluso que te cambie el tono de voz o hagas gestos con tus manos que no haces cuando hablas tu lengua materna. Esto ya es buena señal.

Lo que necesitas a menudo son espacios donde puedas desenvolverte , como este meetup para pasar un buen rato hablando en inglés.

Algunos de esos cimientos que hay que trabajar para gestionar las emociones cuando aprendes un idioma son :

  • Reducir la ansiedad en el proceso de aprendizaje.
  • Encontrar motivaciones.
  • Arriesgarse: perder el miedo a cometer errores y a las dificultades en la
    comunicación.
  • Crear oportunidades para aprender dentro y fuera del aula de idiomas: hablar
    con nativos, compañeros, con uno mismo, leer, escuchar la radio, canciones,
    ver películas, etc.
  • Tener una actitud curiosa y abierta hacia la cultura a la que nos estamos
    acercando

Tienes que sentir cierto amor hacia una tarea de aprendizaje en la que estás poniendo tanto esfuerzo y que es un poco una carrera de fondo.

Es por ello importante recordar el PARA QUÉ quiero aprender este idioma. De ahí va a surgir la motivación que te mantendrá activo a lo largo de todo el proceso.

“Tienes que sentir cierto amor hacia lo que aprendes, para mantener la motivación a lo largo de todo el proceso” twittéalo

Y en este precioso fragmento de un artículo escrito por Antonio Muñoz Molina en El País,  “Lenguas vivas”, se recoge mucho y maravillosamente explicado el enfoque cultural tan bonito que hay detrás del aprendizaje de una nueva lengua.

“Cuando uno habita, aunque sea transitoriamente, otra lengua, es como si habitara otra
música, otro país, y el placer de hablarla, incluso el de leerla, es el de hacer un viaje y
el de cambiar de vida y de país. (…) Aprender una lengua es sobre todo descubrir la
amplitud de todo lo que se ignora, los matices que nunca se llegará a poseer, la
proliferación selvática de las palabras que desconocemos. No puede existir la plena
ciudadanía sin la conciencia inquisitiva y respetuosa de las tierras y formas de vida
que no se parecen a las nuestras, y que, sin embargo, tienen mucho en común con
nosotros”
Antonio Muñoz Molina, “Lenguas vivas”, El País , 2001.

Creo que en éste enfoque es en el que podríamos “descansar” y aprender con naturalidad una nueva lengua.  Sin presión.

“El enfoque cultural de una lengua junto a un trabajo de autoestima, motivación y gestión del stress pueden ser un camino amable para el aprendizaje de un idioma” twittéalo

Es cuestión de decidir que queremos enfocarlo desde ahí y no desde la presión que en muchos casos hoy se vive.

Si quieres participar en un taller para trabajar estos aspectos del aprendizaje de un idioma, CONTACTA AHORA

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *