Razones y ejercicio para visualizar en positivo

Photo by Joshua Rawson-Harris on Unsplash

Cuando conocemos a alguien muchas veces no nos paramos a ver qué clase de relación estamos construyendo. La mayoría de las veces nos lanzamos al contenido en lugar de dar ese espacio necesario para la conexión que sería la base para construir relaciones de calidad y profundidad. Y no hablamos de tener que “hablar” de otra cosa que no sea trabajo, sino de conectar con el espacio que ambos interlocutores están construyendo, para enfocar la conversación desde el punto de considerar un “nosotros” y no un “yo primero”.

¿Y si pudieras prepararte para cuando llega esa fase? ¿Ese momento de la conversación o de la relación que quieres construir con alguien? Las investigaciones apuntan a que construir con optimismo sobre el futuro puede motivar a la gente a seguir adelante hacia ese futuro deseado y hacer más probable que se convierta en realidad. Recuerda que, además, se activan las mismas áreas del cerebro que cuando ocurre de verdad.

Si no, te invito a ver esta escena con el gran Groucho Marx en la que ocurre todo lo contrario. Cómo una visión negativa de lo que pudiera ocurrir genera lo que conocemos como una profecía autocumplida, dando lugar a que ocurra lo que tanto temíamos. Nuestra manera de pensar nos condiciona hasta el punto de desarrollar sentimientos que nos hacen actuar de la forma que precisamente no queremos .

EL EJERCICIO

El ejercicio que te propongo consiste en imaginar que tus relaciones funcionan de la mejor manera posible para que después lo escribas. Al hacerlo, los investigadores han comprobado que no sólo aumentarás tu felicidad sino que también estarás preparando el camino para unas conexiones más fuertes y completas.

“Cuando escribes lo que visualizas en positivo, no sólo aumentarás tu felicidad sino que también estarás preparando el camino para unas conexiones personales más fuertes y completas.” compártelo en twitter!

Al pensar en cómo pueden ser las mejores versiones de tu futuras relaciones, realizas un aprendizaje sobre ti mismo y sobre lo que quieres de tus relaciones. Esta manera de pensar te puede ayudar a estructurar tus prioridades en la vida para lograr tus objetivos. Además, te puede ayudar a incrementar tu sentido de control de tus relaciones de forma que puedas destacar lo que necesitas para lograr tus objetivos.

¿Cómo lo puedes hacer?

No lleva tiempo. Piensa en tu vida en el futuro y enfócate en tus relaciones. ¿Cómo es la mejor versión de tu vida que te puedas imaginar a nivel romántico, social y familiar? Esto a  lo mejor significa tener una pareja en la que apoyarte, una buena relación con tus hijos y/o tus padres, y una relación cercana con tus amigos.  Piensa en cómo serían para tI las mejores relaciones que puedas tener.

Concédete 15 minutos. Asegúrate que nadie te va a interrumpir. Y durante este tiempo no pares de escribir sobre las mejores relaciones que has imaginado que puedas tener.  Puedes seguir estas instrucciones para que te ayuden como guía a través del proceso.

1.- Puede ser fácil que este ejercicio te lleve a examinar cómo tus relaciones actuales no encajan con las que te gustaría tener en el futuro más ideal. Te puedes sentir tentado a pensar sobre las dificultades que has tenido en el pasado a la hora de lograr las relaciones que querías o sobre las barreras sociales, financieras, temporales para desarrollar estas relaciones. Para este ejercicio, sin embargo, te animo a enfocarte en el futuro, imagina un futuro mucho mejor, en el que eres una mejor versión de ti mismo y tus circunstancias cambian lo suficiente para que tenga lugar este deseo de conexión con los demás

2.- Este ejercicio es más útil cuanto más específico sea. Si estás pensando en tener una relación con tus padres mejor, por ejemplo, describe exactamente qué sería diferente en la forma en cómo os relacionáis; si piensas en tener una pareja o un nuevo amigo, describe cómo interacciona contigo, que podríais hacer juntos, etc. Cuanto más específico seas, más comprometido estarás en el ejercicio y más frutos obtendrás.

3.- Sé tan creativo como tu imaginación te permita, y no te preocupes sobre cómo esté escrito.

Las personas que han hecho este ejercicio diariamente durante 15 días mostraron un aumento de las emociones positivas justo dos semanas después de que terminara el estudio en el que está basado de Sheldon, K. M., & Lyubomirsky, S. (2006). How to increase and sustain positive emotion: The effects of expressing gratitude and visualizing best possible selves. Journal of Positive Psychology, 1(2), 73-82. Los que continuaron después de haber terminado la investigación mostraron un aumento de su estado de ánimo de forma positiva un mes más.

De acuerdo a este otro estudio de Huffman et al. (2014) Feasibility and utility of positive psychology exercises for suicidal inpatients, los pacientes psiquiátricos hospitalizados por tener pensamientos o comportamientos suicidas reportaron un aumento del estado de ánimo positivo y una disminución de desesperanza después de completar el ejercicio.

Para trabajar y experimentar tu propio bienestar, para que sea algo con lo que convivir diariamente y de una forma más natural, y poder sentirte más satisfecho y con una visión más positiva de ti mismo, no te pierdas el próximo taller Reconecta con tu Bienestar.  En él vamos a realizar un trabajo también de visualización positiva para que experimentes la importancia de esta herramienta cuando quieres realizar cambios en tu vida. Solicita información : susimolina@comunicaccionate.com o en el móvil : 610 99 37 37.